viernes, 1 de enero de 2010

Hoja y dama


En éste momento tú, piel de luna,
fría, desnuda, como seda tendida,
apasionada y dispuesta,
muestras las líneas de niña:
húmeda, tímida,

tú, piel como hoja al viento
-sin voluntad como apoyo-
tiritas las hambres ocultas de dama;
pudorosa, altiva, con ganas calladas,

como amante segura
tu piel hace la apuesta,

tú, segura delineas en la cama
la invitación a doblar la jugada,
la seda se frunce,
se mueve,
se entrega,

y siempre tú, piel de luna, mujer de piel,
hoja y dama, jugadora segura,
después del ritual de las manos,
de la danza de besos traviesos,
de excitantes blasfemias
y ahogados espasmos,
gritas con fuerza tus ganas secretas,
y después de terminar con las ansias,
tú, piel, siempre me ganas…
Due®

3 comentarios:

Lázaro Suárez dijo...

ostras sssss.

que excitante este poema compadre.

comienzas ocn ternura, como hay que empezar en esas situaciones. pero en la ultima estrofa desgarras el erotismo con una mano firme que da gusto.

si señor.

me gusta tu blog. pero eso ya podias imaginarlo.

aprovecho para comentarte el anterior poema. el que es mas extenso.

me encanto. me recordo a sabina en cierto sentido por la retahila de metaforas consecutivas. y sabes que eso me encanta.

enhorabuena paco.

no se ven blogs asi a menudo. me alegra que te hicieras uno. no tienes ni idea de cuanto.

un abrazo de tu compañero

Anónimo dijo...

Paco pense que me hacias la protagonista de este poema. Te equivocas...tengo la piel de èbano.
Recuerdas que la noche me pario?
ahhh fue un gran evento.
Recuerdas que la luna y yo somos enemigas?
ahhh te quiero Paco de mi riñon(es poco romantico...no tengo corazòn)

Kelly

Norma Ruiz dijo...

bellisímo poema.
abrazos