miércoles, 20 de mayo de 2009

Sangre


La nuca
¿pero que te digo corazón?
las rodillas,
algo aquí, abajito del dolor que no sabia que tenia,
el hígado mi amor,
las uñas y el cabello,
las ampollas de llorarte, de tenerte
y el miedo con el que siempre fui a buscarte;
el amor, me duele el amor, -¿Porqué no decirlo?-
¡Ah!… y los huesos
el maldito sentimiento
del aquí y ahora,
la distancia corazón,
las arterias y las venas , y su liquido anaranjadito que recorre sus caminos,
y la sangre, ¿ya lo había mencionado?
Las encías, y la lengua y lo que digo amor, mis palabras
tres o cuatro oraciones, una frase, un verso.. el verbo, duele el hablar de amor.
El ombligo, tu pestaña que guarde de testimonio.
El sentido de la orientación tan propio
Lo tuyo, la vergüenza, lo que se quedó ahí sin la correspondencia
El corazón amor, me duele hasta la mirada.
Lo cobarde, lo valiente, lo aguado y lo firme,
lo que debo; lo que no pude pagarte,
el haberte conocido , el saber que te he perdido,
los latidos…y me late que tú no regresas
¿para que lo guardo corazón? me dueles a cachito
en los músculos , en la respiración y la absurda aspiración



Due® 12Mayo09

¿quieres?


¿y la leche mi amor?
vengo despertando;
esas cosas son de cuerdos,
de la gente educada que no enferma del corazón

pero mírate amor,
té estás enfermando de ese apestoso día a día,
del querer tomar descafeinado con azúcar;

ay mi vida; de las cosas educadas.
¿quieres leche?
¿cómo te apetece?
Con amor, con roña,
con lactosa, ¡ah, ya sé! te gusta en prosa;
en la cama, en la cocina, en la cima, en la cuesta, ¿en una apuesta?
la jugamos corazón –de ahí vengo-

tu amor no es sano ni educado,
¿quieres leche?

-hijoles mi amor-
hoy no hay cama ni tampoco rama,
ni el diez por ciento del que era en tu entonces,
ni la edad, ni la cartilla, ni tampoco el crucigrama,
-puta la que pario a San Juan y sus maestros-
ni la calentura de la estufa p´a quemar la leche,
ni tu cuello de horizonte -uff éste me dolió-
ni la luna blanca ahí metida en el café de madrugada,

¿quieres leche corazón?
Te la debo,
hoy me quedo a dormitar en ese parpadear que es la vida,
en mis sueños, en los dueños de mis sentimientos,
en el dar y no querer sentir de nuevo el arrepentimiento,
-sabes qué-
en la almohada y no en tu cuerpo...



Due® 16mayo09

Embobado...


¿Después de setecientos versos no me entiendes?
No te apures corazón; hoy hable con un experto.
Me ha contado que el lenguaje es de dos;
y disímbolo amor , tan extraño como tú y mi corazón,
como la razón de ser honesto,
o la razón de ser….de ser
-o la razón- así de simple mi cariño; somos dos.
Escribiré, escribiré y escribiré y después de toneladas de papel
sólo quedará la culpa, la inútil culpa del pedir perdón,
la estúpida disculpa del te amo... ¡si te amo!
-no lo niego amor-
nunca negaría que era tu corazón el que guardaba la razón
ni podría negar que setecientos versos
le dijeran a tu a amor lo que asiente en cada tono
este embobado corazón.


Due® 16 mayo 09

martes, 19 de mayo de 2009

El tiempo de ahora...


No se que estará pasando
¿será que el tiempo de ahora
ya no lo hacen como el de antes?,

hace ya cuatro o cinco sueños que no te veo,
dos o tres han sido a pleno día mientras
miraba el horizonte, los otros por las noches
donde tus abandonadas sabanas blancas
ya no se mueven como alfombras mágicas,

antes bastaba pararme con la cabeza en alto
en cualquier avenida, en algún semáforo,
en aquella esquina necesaria, en la puerta
de madera de aquel cafecito del encuentro
-con ello-,
mi vista se llenaba de ti al mirar cualquier
recuerdo, me alcanzaba con que alguna
mirada ajena se cruzara con la mía,
para mirar tus ojos de lucero,

-ha de ser eso-,
el tiempo de ahora ya no lo hacen
como el de antes cuando en el viento
flotaban todos tus recuerdos,

me bastaba con tirar por las noches el cuerpo
a la cama, cerrar los ojos y dejar que
tu aroma transformara sabanas y techo
cuerpo y alma para volar insomne a tu lado,
para perder la conciencia y la cordura
en sueños de realidades mágicas.

No, el tiempo ya no lo hacen como cuando
estabas, ahora viene cada día con defectos,
y caducidades inmediatas por las noches.


Due®

sábado, 16 de mayo de 2009

Lagrimas...


A ti mi vida, ¿o a ti mi corazón?,
Como sea;
a mi edad no entiendo lo que es la vida,
no comprendo esas cosas el amor que engendra gente,
¡vaya!
ni perderme la oportunidad de ver mi descendiente,
ni perderme en el súper,
ni en el estacionamiento de los que se estacionan a beber parodias;
-a escondidas de la vida-

Pero sí te digo corazón ¿o vida mía?
hay dos formas de llorar; la que duele;
la que conmisera,
la maldita lagrima que tenuemente
destilada por el tiempo y sin amor ahí sigue viva,
vivamente inmensa, ¿conoció otra?, una que me cuesta
otra que se acuesta, otra que me cuesta bien llorar;
es la lagrima ¿honesta?, -aún no entiendo vida mía, o corazón?-
esa que se baja del camión
en el intento de darle un beso al desgraciado.

Y regreso; ¿corazón o vida mía?
La otra lágrima es aquella que se sale saladita del ojito,
-no del tuyo, más bien de su loca y bien enamorada…. mirada-
de la que no tiene apuesta con el tiempo;
ni resentimiento, ni un cabello en la solapa;
ni lo que la vida dio a tres en turno
ni le dio respiración artificial a la moral en turno;
en la buena, en la libre , en aquella que vive de gotitas
-no lo entiendes vida mía ¿o corazón?

Déjame un ratito reposar junto a tu ombligo,
-me duele el cuerpo-
Ahí te cuento
y si no me entiende … con un beso te lo explico…



Due® 16mayo09 j

viernes, 8 de mayo de 2009

¿Y tù...?


Y tú,
y tu oración metida en la playera,
y las dudas; y tu luna descarada que
se ríe de mis lunas: ay amor, es un eufemismo,
ni la entiendes ni la miras…

-disculpa-
son mis ganas de escribir a tinta suelta.

Y tú ¡en tus dudas! en tus cosas que te quitan todo el tiempo,
todo amor, mis caricias, esos mimos verdaderos,
uno, dos, tres, siete… ¡vaya otro verso!,

¿y la poesía?;
-¡ay, amor!... todo el tiempo.-

Y tú amor, y tu amor
que se despeña en cada acre testimonio de mi vida,
y la vida corazón; está vida que se ahoga
en el tonel de las palabras
que se curten en salmuera;
lentas, tristes, dulces y diabéticas de tiempo…

Y tu amor apagado, serio, mudo,
vacilante, viviendo del extremo
de la punta del te amo hasta el olvido.

Y tú amor,
y tu amor que me desvela el sueño
de soñarte aquí despierto,

¡ay, amor!... perdon que te recuerde,
-y tu aroma corazón,

¡ay amor¡ ...
y tú, ¿tú amor...?

¿... me sueña?



Due® 8mayo09

miércoles, 6 de mayo de 2009

Evidentemente…



Asumo que te has vuelto piel y carne,
y como tal, has dejado a un lado
las etéreas sensaciones para ahora
razonar sobre lo tuyo que antes era mío
y lo mío como simplemente mío.
Presumo que en ese razonar
la balanza te ha obligado
a poner aire como aire en la distancia
y olvidarte cuando te rozaba como cálido suspiro;
sospecho que has dejado de sentirlo como anhelo
y te sabe solo a viento que no mueve tus sentidos.
Temo que ese uno que éramos sumados
ahora se convierte en razonado dos
haciendo honor a la lógica sensata.
Sin embargo corazón, en este tu partir
partiste parte de mi alma,
partiste en mil fragmentos las estrellas
que entre versos a tu nombre siempre dedicaba.
Sólo hay algo de lo tuyo que era mío, y que ahora es sólo tuyo,
no era piel ni carne y se te olvido colgado en el armario;
eso no lo asumo pues aun no estoy demente,
son tus alas reales, evidentemente de ángel.


Due® 31mayo09

De nuevo el tiempo...


Sé que es de nuevo este tiempo mío
el que se mueve diferente al tuyo.
Tal vez sea esta ingratitud de hacerme
viejo a tu lado, o la alevosía
con la que juega mi infiel memoria,
no es tu culpa ni la mía,
es el tiempo amor,
el tuyo que se mueve lento
en contraparte de este tiempo mío
que en el vértigo de su premura
va quitando fuerza a mi aliento,

es de nuevo el tiempo amor,
el tiempo que le resta sabor
y aroma a mis versos,
a mis letras,
al sentido llano de éste mi sentir
del cual tu corazón es dueño .

Sé que por tu vida pasa un día y otro,
una distracción por tu cabeza,
aquella flor por tu mirada,
los deberes
y las prisas de lo que quedó pendiente,
lo entiendo amor,
y sé que más tarde que temprano
llegas a mis letras, y que las disfrutas.

Sin embargo amor,
sé que sabes que te escribo
desde el corazón y el alma,
aunque a ti, en ésta tu lectura postergada,
el sentido del sabor de lo vivido en el día con día,
huela tenue al amor con el que escribo mi poesía.

Due® 6mayo 09

sábado, 2 de mayo de 2009

Despertar



Abriste los ojos,
despertaste y te viste
sin tus días ni mañanas,
el horizonte por techo
y en los lagrimales lagañas.
Los parpados partiéndose
a la nada,
sin sueño ni sueños,
ni el olor del café
ni el acostumbrado
“hola mi amor, buenos días”.
Amaneciste
en el lado vacio de la cama,
abrazando las telarañas,
mudo, frio, seco,
pensando en su aliento
y sintiendo que en ocasiones
los sentimientos
viven en el alma equivocada.

Due® 2mayo09

Te lo regalo...


He vaciado mi pecho
de estorbos,
de ruidos y gritos,
de viejos lamentos,
de vísceras,
musculo y fibra,
de suspiros
que sólo sabían a viento
y a fruta prohibida.
He sacado de él
hasta el aire,
los compases y sinfonías,
las alocadas arritmias,
el marcapasos sin pila
que siempre dictaba
mal el camino.
Saqué aquél horizonte
que miraba a diario
con sus colores,
aromas y valles,
su cielo, las nubes,
montañas y ríos
y su verdad extraviada,
He vaciado mi pecho
de pasajeros amores,
recuerdos, dolores,
angustias, rumores
y sangre sin brío.
He secado
a conciencia
la herida
de éste mi pecho
con tus palabras,
promesas,
versos y besos,
y he desinfectado
el hueco
con tus mimos,
tu amor
y la sal de mi llanto.

Así está ahora
mi pecho amor,
¿lo quieres?
es tuyo, te lo regalo…
Due® 1mayo09