miércoles, 30 de septiembre de 2009

Aún no te comprendo…

Soy de carne y hueso,
más de hueso sin duda desde que te fuiste,
y así como soy,
también me cae la noche cuando me descuido,
y el estruendo que hace en mi soledad
me deja sordo y mudo,
con la barba sobre los nudillos
que de cada en cuando que no hay luna
se humedecen de los cristales aguaverde
que tu mirada dejo en mis lagrimales
como testigo fiel de esa despedida
que aún no te comprendo.

Y así como soy,
cuando me cae la noche me duele el cuerpo,
es decir; me duele la poca carne
que se cuelga de los huesos,
y me duele desde la punta de la frente
hasta las ganas de maldecir cada recuerdo,
y maldigo ¡que carajos!
aún me queda carne y le llega el fío.

Y así como fui, si es que he sido,
me siento frente al horno y le maldigo
el fuego que adoraba cuando horneaba
en él el pan de tu mañana.

Y crepita aguda sobre el fuego tu poesía
y así como ahora soy, si es que algo de mí queda,
miro con pena, dolor, horror y frío
que mis letras nunca te abrasaron sentimientos,
fuego apaga fuego y mis versos
sólo avivan la ironía hiriente
de éste maldito horno.

Due® 30sep09

sábado, 12 de septiembre de 2009

Si duda…


¿Cómo dices que le dicen
a quien miente hasta apropiarse
de toda la confianza
del que amando entrega todo?
-no importa, tú importabas-
Mis rodillas no crujieron
cuando tu cuerpo ávido
de carne se poso en ellas,
fueron fuerte y al igual
que mi alma aún no tiemblan,
sin dudar en ti confiaron,

mi boca no emitió sonido
alguno cuando la tuya
pidió no un beso, y si mi aliento,
lo recuerdo porque ahí en ese hecho
de entregarme todo te otorgue
también mi alma creyendo
que con ello se sellaba
un pacto entre nosotros.
Ahora veo que lo único
que falto a ese acto,
fue sin duda tu palabra…

Due® 12septiembre09

sábado, 5 de septiembre de 2009

Ya no arden...


Al contarte que mis ojos se han caído
no es para romper el hielo,
es porque se me han caído al piso
como cuentas de rosario,
no te apures, no servían,
reventaron porque
ya estaban muy llorados,

además los niños,
los pequeños que en todo
encuentran vida,
juegan con ellos como juegan
al balero o al trompo,
los ruedan por el suelo
y entre risa y risa escucho
como suena angustiada mi mirada,
y no la entiendo,
el suelo y ella siempre andaban juntas
desde que te fuiste, con tu ausencia
supe que eran parientes,

la oscuridad nunca me dio miedo,
-por ello ni te angusties-
ahora que mis ojos ruedan
de las manos de los niños hasta el suelo
han sufrido el contagio de la vida,
ruedan y se llenan de arena,
chocan con tu ausencia
pero ya no arden ni reflejan
tu mirada en la retina,
son de vidrio,
ya no sufren,
ya no lloran,
ahora alegran otras vidas,
por lo menos, por lo menos
hasta que de nuevo se revienten…


Due ® 4septiembre09

jueves, 3 de septiembre de 2009

De nuevo


Desde que te fuiste
no he vuelto a mirar al cielo;
recargadas tras la puerta olvidaste
las blancas alas con las que llegaste
y escribiste en piel parte de mis días,


ahora que las nubes las lunas
y los cielos se me terminaron
y que me he cortado con las hojas
de los versos descarriados
de otros locos que lo saben todo
y con el filo delgadito que separa
la cordura de los sueños,

ahora que mis letras navegaron
en los mares inventados por tus fantasías
y mis pasos han dejado huella en la arena
de tus playas que de tanta lluvia
se volvieron movediza
y que a diario me leo sin ti la vida
en el fondo de la taza de un café gitano,

ahora que se me hacen muchas
las pocas bancas de once parques
con iglesias huérfanas de campaneros
y de nuevo cada sueño sabe a sueño
y la luna vuelve a ser única en el cielo,.

yo te busco entre la gente corazón,
y si no te encuentro, no te apures,
con paciencia, amor, te buscaré de nuevo…

Due® 2septiembre09

martes, 25 de agosto de 2009

No es fácil ...


Lo sé, y lo sabía, nada es fácil,
pero esto de irte arrancando ha sido
como entretenerme limpiando el polvo
de cada sentimiento y al momento
enterrarlo con otro pensamiento,

ha sido como extraer fragmentos
de cristal entre los ojos y los parpados;
-y más atrás de ellos que es donde más arde-
y llorar de nuevo sobre las astillas
que encendieron el amor de fuego
para humedecerlas como garantía
que jamás arderán de nuevo,

ha sido ese recordar una y mil veces
tu adiós austero que ahora empaña los te quiero,
ese que se antepone férreo con orgullo a los te amo,
y sentir el dolor aquí, aquí en el pecho al entender
que ignorabas el valor de esas palabras
que soltabas cual confeti,

y saber que tengo el mapa de tu piel
junto al aroma de tu aliento tatuados en el alma,
y estar al tanto de que no te olvido,
que me dueles al sentir que aunque así no sea,
tu recuerdo huele a fraude…

Due® 24agosto09

martes, 18 de agosto de 2009

¿Bendición…?


Después de tantas manos
sentirás pena de tu piel
que no se compromete,
miraras al techo suspirando
en tu recuerdo algún
lejano orgasmo
y no tendrás más remedio
que extrañar aquellos dedos
que escribieron
con caricias amorosas
un verso y otro y otro dando vueltas
con caligrafía imperfecta
desde aquella parte de tu cuerpo
que no te conocías hasta tu alma
que ahora entres esos brazos
no te reconoces,

después de tantas manos sentirás
que en éstas que hoy te tienen
siempre has sido ajena/o,
que te equivocaste
y que en ello te perdiste,
que cuando te fuiste
de aquellas que en tu alma
desbordaban su cariño
lastimaste tanto sin sentido
que ahora que tu piel
no siente nada
tratas de olvidar fingiendo,
y finges,
y es ahora cuando sientes miedo
al recordar aquella bendición
–Dios te de lo que me diste-
que como despedida y con amor
en tu partida te dijeron,
y que ahora que no hay
vuelta atrás en ésta vida
cambia de sentido en tu cerebro
y te duele porque se ha cumplido
y te sabe en el corazón
a maldición eterna …

Due® 19agosto09

domingo, 16 de agosto de 2009

De visita…


Es domingo
y daría la noche de cualquier
viernes por que fuera otro día,
uno sencillo,
uno con diez minutos de retrazo,
uno sin agua en la ducha,
con el frasco del café
soluble en el piso hecho añicos,
con muertos a colores matinales
y desconocidos a ocho columnas,
con desmadre vial
y tres mentadas de madre de esas que despistan…
y sin embargo es domingo;
no hay ninguna nube
y el olor a flores muertas
se confunde con el dulce aroma
de las que han sido regadas con el fresco llanto,
el silencio envuelve el alma atrás de salmos
y preguntas sin respuestas,
el sol a plomo,
es domingo y yo de paso,
de visita en el camposanto.

Due® 16agosto09

sábado, 1 de agosto de 2009

Ser humano…


No estoy solo,
ni él,
ni ella,
tómalo como advertencia,
atrás de mí, adelante,
a los costados
y al centro que tanto fastidio te causa
–entiéndelo-
hay almas, cuerpos, manos,
lenguas y dedos,
todos de gente con hambre pero pensantes,
almas y cuerpos que trabajan y rezan,
manos y lenguas que hablan
y escriben con inteligencia,
hay dedos –no tiembles-
dedos que jalan gatillos de plumas hirientes

Atrás de ti,
hay gente con miedo
-y te lo juro, también rezan-
unos tatuados de olivo
otros vestidos de rojo-olvido
algunos pensantes que piensan
lo que tú les ordenas,
están atrás de tu oreja
-¿no tienes miedo?,
tú si estas solo,
hasta ellos se cansan de tu prepotencia,
corta sus dedos, ellos jalan gatillos de acero.

Recuerda,

-si el ego te deja-
que aunque parezca extraño,
y no amerite el apodo,
hasta Fidel tu ídolo en lama
-él tuvo suerte-
es un perecedero ser humano.

Toma el acero tú solo
pregúntale a un doctor de confianza
–no seas cobarde-
en donde está tu cerebro
usa tus dedos y jala, jala de una vez el gatillo,
así hasta tus victimas
en el campo-santo te harán compañía.


Due® 5agosto09

martes, 28 de julio de 2009

Su rincón…


No te apures corazón,
lo mas que puede suceder
es que de quietos se les pierda el verbo,
que de inmóviles se empolven
o se pongan amarillos,
pero ahí están,
ahí en el rincón que les hiciste se quedaron.
No amor, no he llorado,
lo que pasa es que ayer te recordé
y leí sin parar toda la obra
que a tu nombre le di vida,
había poca luz,
ha de ser que estoy cansado.
¿Hace cuanto que leíste tu poesía?
¿no te sabe a nada?,
ha de ser por la distancia,
no es lo mismo un te amo enamorado
que cuando el te amo se anquilosó en el tiempo,
y ya lo ves,
en tu huida la dejaste que se empolvara.
No amor, ya no he escrito,
mis dedos también murieron con el tiempo,
un día quise escribirte algo que te ardiera,
algo que exprimiera de mi pecho
esa sensación de haber perdido,
y escribí amor, y llevaba rabia,
y lo leí a tiempo,
no valía la pena matar con ello tu recuerdo,
con el punto del final
fueron mis dedos los que se murieron.
No te fijes corazón, acá no pasa nada,
tú poesía esta a salvo en su rincón,
ayer de noche que de nuevo la leí
los verbos se movieron,
tienen vida y tú razón; no sabían a nada.

Due® 15Julio09

miércoles, 22 de julio de 2009

Ha de ser…


Ha de ser que los ángeles como las mariposas cambian de aspecto,
ha de ser que lo hacen por cuestiones de estética de modo inverso,
ha de ser tal vez -yo no lo he dicho- que el ángel que se deja ver
se impregna tanto de lo humano que termina siendo uno,
o tal vez sea que lo humano sea tan perverso que la mariposa
bella vuele escapando de los besos, y el ángel se resigne
a terminar en polvo primero reptando cual gusano por los suelos.


Due® 22julio09

domingo, 19 de julio de 2009

¿Tenías alas?


Las diez y once de otra fría mañana,
la hora ahora irreverente de soñarte,
la hora en la que siempre escucho
el ruido de tus alas estrellándose,
quebrándose en el rincón
junto al florero huérfano de aromas
en donde dijiste que nacía el polvo.
Ahí donde reposa tu poesía,

¿el verbo no se asfixia con el polvo?

El café se enfría y sabe a ti como el mañana,
no me gusta lo que veo mientras
dejo que se escurra el minuto eterno de soñarte;
brilla el polvo, me da la impresión
de que es brillo de estrellas, vana ilusión;
la mesa esta vacía, en el rincón se pudre tu poesía
y el café no inunda con su aroma la cocina,

hace frío, mi piel y mi alma te extrañan,
el reloj que no se mueve marca perpetuo
la hora del mañana,
la hora de acordarme siempre
que llegaste a mi volando y partiste caminando…

Due® 19julio09

martes, 14 de julio de 2009

De peso...


Dijiste “me canse”, no dijiste más
y de un plumazo desapareciste.
Me quedé sumido
en las interrogantes que sonaron a portazo,
me llegó la noche,
me metí en la oscuridad tratando
de entender cuál era el significado;
y hacia frío,
no había luna ,
y revolví mi amor en buscas de una pista;
algo que le aclarara a mi corazón
de que te habías cansado.

Quise entender
y en ello reconstruí paso a paso nuestra historia,
me dolió amor,
me dolió mostrarme que lo mío contigo
era amor del bueno salpicado de poesía,
y la puse en orden,
la ordené de modo que lo nuestro
lo entendiera hasta aquel que nunca ha amando,
y me ardió cariño,
la leí como se lee algo ajeno
y encontré que cada uno de mis versos
sólo reflejaba lo que eras a mis ojos,

No lo descifré cariño,
tu cansancio es muy complejo.
Anda pues, vete a descansar cariño,
quizás cuando reposes repases nuestras líneas
y descubras con el corazón
que lo mío es sólo amarte en presente,
aún con tu ausencia , sin complejos,
sin preguntas tendenciosas
con cariño y sin pesares.

Due® 14julio09

sábado, 11 de julio de 2009

Tus prisas.


Te quedaste ahí,
en el filo de lo que no hace leyenda,
en el traspatio de quien nunca firma una historia,
-pero mira lo que digo, “nunca” es mucho tiempo-.
Tus caricias tibias entibiaron tu carácter,
corriste más por miedo
que por ganas de saber como te amaba.
No corriste el riesgo
-y no lo había corazón-,
¿ya buscaste entre tus miedos?
lo sé, no dejé contigo ni uno mío.

Lo mío es amor, amor, amor a largo plazo,
amarte aún allá detrás del filo donde te escondiste,
es sembrar de bellos versos el jardín que no firmaste,
lo mío amor, es recordar muy cálidas tus manos
calentando con ello aquello que me queda de caricia,
lo mío corazón, es tuyo, es correr el riesgo de esperarte,
es hacerlo sin mirar distancias, sin sentir el tiempo,
es guardar tal como lo dejaste,
la parte que de mi es tuya, y con tus prisas olvidaste.

Due® 11julio09

viernes, 10 de julio de 2009

…y nada más


De pronto las cosas fueron las que arrebataron
toda vida, las que no dudaron al ver en medio
de la noche la oportunidad de ser protagonistas.
No hay explicación, cobraron vida;
la soga en el cuello se apretó despacio
asiéndose al verbo que pronto quedaría mudo,
la silla titubeante se mecías poseída por la excitación
y la ironía de tomar vida al ver de frente la cara de la muerte.
Los parpados se abren y se cierran como noche y día,
aún hay dudas; en ese parpadeo la luz le dice adelante,
la oscuridad como la vida no le dice nada.
La silla se balancea, no hay nota que denote
la razón de ningún acto,
sólo se canso de darse paso a paso y día a día
sintiendo absurdamente que era más lo que merecía
que aquello que le daban.

La trabe en el techo lo miró como carroña,
de igual manera que el déspota al que ha sufrido una caída,
falta poco.
El piso lo mira arriba de la silla aún con dudas,
sabe que a él le llegaran mas tarde los despojos,
no tiene prisa,
sabe que lo que ése cuerpo hace
es la única acción enteramente egoísta,
en ése acto ultimo de vida no hay ganancia,
ni chantaje… es su vida.
El silencio es roto por el grito de la trabe,
la garganta cruje; se afianza,
las vértebras truenan como rama seca, se rompen,
-estertores-, se escapa un último aliento,
los esfínteres traicionan,
la silla rueda.

El suelo espera, ya se cansará la soga.

Due ® 10julio09

¿Ya no duele?


... el aroma en la bufanda,
el conejo y la luna,
las cejas y el ombligo,
mis pasos y tu huella,
la medianía del cuerpo,
el cuerpo y alma entera,
la carne que hay en medio,
el dolor que duele a redundancia,
cada verso que leí en tus brazos,
el mar de tu silencio en calma
que de bravo me ahoga,
tu pestaña que guarde como amuleto,
el recuerdo del abrazo de tus piernas,
las plumas de tus alas que al caer
hicieron tanto ruido que te desnudaron,
las campana-mariposas que mudas se quedaron,
el estreñimiento que fosilizo a las avispas locas,
lo poco que escribiste y lo mucho que jamás leíste,
el beso que puse en tu mano para que guardaras
y lo usaras en momentos tristes,
la acides de mis palabras cuando te marchaste
bueno, esas no - jamás las comprendiste-
la cuenta que me envió el psiquiatra de mi psicoanalista
que leyó toda la poesía que te escribí enamorado
y no pudo comprender porque huías en silencio,
el olor a pan recién horneado,
tu amor de cuento con el fin en la primera pagina,
el precio que pagué por tus escasos besos,
la debilidad de tus promesas que sonaron verdaderas,
los fragmentos de verdades que no hicieron realidades,
el tic tac del reloj que me obsequiaste para que mirara
la hora exacta en la que terminan las responsabilidades,
tu espalda enjabonada y el desliz de tu mirada,
el tú y yo entrelazados en la corteza del olvido,
el recuerdo que regresa al tratar de olvidarte,
el olvido mismo y el recuento de los daños,
los segundos que fabrican meses,
la resignación y el quedarme aquí esperando,
el valor apócrifo de lo que vales,
lo que juro que no duele,
el disfraz de la mentira
lo que sí olvido y 69 cosas mas
que no te digo para no faltarle
a la moral y a la memoria
de aquél dios sobre el que jurabas ….


Due® 9julio09

miércoles, 8 de julio de 2009

Cambios...


Será tu piel, la razón o algún recuerdo,
tal vez la necesidad de saber como me encuentro
o la terquedad de darle vueltas
a la daga que dejaste en mi espalda.
Como sea, estoy cierto que algo moverá
a tu conciencia y aparecerás de nuevo,
saldrás de la chistera con disfraz de “aquí no ha pasado nada”.
Te lo dije amor,
sin preguntas ni morales descompuestas
aquí estoy, aquí te espero, soy de amar a largo plazo.
Sin embargo corazón, las cosas por acá se han movido,
han cambiado un poco; cambie la cerradura de la puerta
y el jarrón de nuestras flores ahora tiene padre;
le cambio el agua cada día y cuando una flor
se me marchita la repongo sin hacerle duelos ni velorios.
Las alfombras aladinas, aquellas donde hacíamos el amor
mientras volábamos, son ahora simples sabanas cariño,
ya no vuelan, pero vaya que cobijan.
¿Tienes hambre? en la mesa está dispuesto
como siempre tu lugar para la cena,
eso no lo he cambiado, siéntate y te miro,
yo sufrí bulimia de cariño cuando te marchaste.
¿Tu retrato?, has de perdonar mi cielo,
no lo sé, se ha de a ver borrado de tanto no mirarlo,
mis ojos los sequé para no perder de vista el horizonte.
No te ofendas, las cosas cambian.
Pero de verdad aún te amo, yo soy gente de palabra.
Sin embargo hacia frío y el polvo me llenaba de urticaria,
decidí por el bien de mis arritmias no volar de nuevo.
No, la magia ya no la disfruto, no encontré
el sentido de aparecer las cosas que se habían perdido.
Ya lo ves, las cosas se han movido; también tenían destino,
ahora soy un tanto como tú lo eras cuando aprovechaste
el escuchar que aquí te esperaría.
No te fijes, no es reclamo, además el cambio no es tanto,
sólo te lo cuento previniendo otro infarto.
Ya lo sabes, aún aquí te espero,
¿pero dime?, con esto que te cuento
¿tú te arriesgaras de nuevo?

Due® 8julio09

lunes, 6 de julio de 2009

¿Sin peso?


Hay ocasiones en que me gustaría
ser como tú,
-para no sufrir amor-.
Para tener alas, y volar,
alejarme de los sueños,
de las realidades,
mirar como lo haces desde lejos las ofertas,
las promesas, las obras que iniciaste.
Y pasar de largo sin mirar siquiera los destrozos,
cerrarle al verbo el vuelo como cuando te apersonas,
esconderme en una nube y aplastar con un silencio
de mortal necesidad a los amores; a los que dejas.

Y seguir volando y llegar tan alto
como sea posible sin caer jamás en llanto.

Pero eso de las alas, y del vuelo,
y el me gustaría es tan sólo un quisiera.
Yo camino amor, voy despacio,
amo como todos pero lo hago todo el tiempo,
respeto mis ofertas, construyo cosas reales
y jamás castillos en el aire.

¿Se te hizo poca cosa?
pues por ti lo siento,
ahí está con dedicatoria para ti mi obra,
quien tiene oportunidad
y llega a leerla dice; carajo, estos son amores.

¿Y lo tuyo corazón?
Lo tuyo es sólo viento,
en realidad no tienes alas, ni tenias peso,
volabas por la liviandad de tus palabras,
y lo hacías tan alto porque tu alma-cuerpo,
a pesar de ser hermosos, son tan sólo ligereza.

Due® 6Julio09

sábado, 4 de julio de 2009

No te desdibujes


Dale un trazo al sueño,
aún no se ha errado ni el circulo es caduco.
Es el tiempo de la fortaleza,
hagamos comunión,
cedamos sólo un paso para echar la vida al vuelo
-tú sabes volar, tú no tienes miedo-,
dibújame en el alma fantasías,
trázame una vida,
date una oportunidad, no te niegues a la mía.
-tú sabes pintar, yo te miro maravilla-

¿Qué tanto es volar en picada
de tus sueños a mis brazos?

Falta terminar las treintaisiete cosas,
olvidémonos de lo que importa;
lo de más es lo de menos.
Si tropezamos con la goma de borrar
nos levantamos, nos limpiamos las rodillas,
me dibujas nuevas piernas y te llevo a cuestas,
a mi me gustas, yo te llevo nada cuesta.

Tu lista está pendiente y esperándome,
la mía son realidades no ofertas.
Son las diez y diez de mis mañanas,
tu reloj marca las doce y once, todo el tiempo;
se detuvo el corazón en esa hora

Toma el pincel y la paleta,
píntame en tu vida,
aquí te tengo una galleta;
es de ajonjolí no de jengibre,
coloréame en tu alma,
hazme espacio en tus ideas,
yo te vivo, amo y sueño,
-sé que sientes a lo que me refiero-.

Bebamos más café en tu taza,
sentémonos frente al espejo,
comamos más de todo mientras
se escurren los minutos aquí en mi muñeca.

Aún no se ha cerrado nada,
el circulo está abierto,
no le des más tiempo al tiempo,
piensa, siente, enójate y grita,
se sensible, pero no te desdibujes.

Due® 4julio09

jueves, 25 de junio de 2009

… y de verdad te amo


Lo sé amor
–mira nada mas, te hablo como siempre-
y sé que tú lo sabes,
debió amanecerme antes pero estaba ocupado en ti,
me distraje pues,
Y no sentí en la piel que el sol se despertase.
Te ame cariño, más de lo que nunca podrás agradecer,
y como enfermo en recuperación;
sólo por hoy, te sigo amando.
Pero lo siento, desperté,
y en ese despertar me vi sin ti
y el cuerpo se me estremeció de amor-dolor hasta los huesos,
y voltee al espejo y me vi sin mi; las mismas canas,
las mismas ganas, el mismo amor a ti,
pero no reconocí en mi lo que se llama amor propio;
creo que se escapó tras de tus pasos
de la mano del desdén de tu cariño,
en los labios del silencio
que sabía a mala madre y que tú me dedicaste,
a desprecio amor –y sí, de nuevo te hablo como siempre-
al desprecio que le hiciste a mis letras,
a mi voz, a mi amor
y a ese arrastrar tras de tus pasos mi cobija,
se ahogo en una de tus idas a tus playas;
se monto en un cangrejo y se enterró profundo en la arena.
Desperté cariño, estoy sin ti,
esa es la realidad y por más que el corazón
se pudra en la esperanza de volver a verte
no puedo cambiarla, y tú nunca te atreviste.
Me tomé un café más cargado que lo de costumbre,
me supo a ti, olio a ti, pensé en mi,
y en ese reencontrarme me ensimisme profundamente,
pensé en mi lo que vale la cuenta completa ,
me quemé la lengua y me hizo bien,
la quemada y el sol en piel me hizo reaccionar.
Y no es que no te ame corazón,
pero ya no hablare de ti ni morderé mis labios extrañándote,
las lagrimas las guardaré para un dolor que si valga la pena.
Ahora voy en serio,
me amare de nuevo amor,
a ver si en una de esas o de aquellas
me encuentro a quien volver a amar,
y si no, no importa,
me tendré a mi,
sin ti, ni nadie, pero sano corazón.




Die® 25 junio 09

lunes, 22 de junio de 2009

Con luna de plata


Déjame adelantarme amor,
y antes de que me digas el frio
“qué me cuentas” te digo, todo mi amor;
el viento me roza la cara de suave manera
seduciendo éste mí tiempo de nuevo,

la lluvia humedece mi cara y aún con frio
me paro en la esquina y alargo la vista
intentando mirarte de nuevo.
No se me quita la manía del café a media tarde
suspirando sin prisas y recordando tu risa.

Aún fumo corazón, mi cabello, mi ropa y mi piel
me huelen a ti y a tu alma
tal cual como cuando a mi lado estabas.
Me quite del cuello la piedra que me obsequiaste,
lastimaba mi pecho,
la he puesto junto a la ventana para que nunca
le falte ni sol, ni caricias de viento
y se alimente en las noches con luna de plata.

Mi andar ha cambiado un poco,
aprendió que el desconsuelo y el dolor
son parientes del suelo,
ahora camino con la mirada un tanto baja
buscando en el piso los treinta y siete pendientes
que por falta de tiempo nunca cumplimos.
Yo he cambiado muy poco corazón
y lo lamento, aún no se explicar lo que siento.

Te amo mi amor, eso no cambia ni con los días
ni con el tiempo eterno que llevo sin verte.
Recuerdo con mucha ternura cuando
en las noches de media luna la mirada peinabas.
¿Qué te cuento mi cielo? todo mi amor,
tú ya lo sabes; soy diferente.

Due® 22de junio09

viernes, 19 de junio de 2009

el que se aleja...


Por fin decides nuestras vidas,
así, sin mas ni mas regresas a tus playas,
cambiaste el amor de de los versos
que te escribía por la arena y tus cangrejos
que de alguna forma también son poesía,
hoy te quedas, dijiste, en la lejanía,

te cansaste de “los te amo”
que dices te sabían a cadenas de oro,
a prisión de compromiso,
a llenar misivas sin respuestas
con un único destinatario.

No te diste para más,
te cansaste de las idas y venidas,
de doblar el cuello hacia el cielo
para ver mi amor reflejado en la luna,
de escuchar tu nombre en mis oraciones
a la hora del café de la mañana.

Te cansaste de pensarme en tus fiestas,
en el auto, en el camino a tu vida diaria.
Saturaste el viento con aroma de poesía,
Pero no quisiste darte fuerzas para hacer
de nuestro amor una leyenda.

Mira amor, de los dos con tu partida
el que pierde mas es el que se aleja,
yo aquí me quedo esperando tu regreso,
allá se queda inconclusa tu poesía
-te la guardo para terminarla cuando vuelvas-.

Se que encontraras amores,
y fíjate mi cielo, hasta en eso estoy tranquilo,
hallaras quien te ame con cariño
pero a nadie que se atreva a escriba en piel
con verdadero compromiso un Te amo
como lo hice yo con todo su significado.

Due® 19junio09

miércoles, 17 de junio de 2009

Hablemos de trivialidades.


Ven amor, hablemos de trivialidades.

Hablemos del sabor que se me queda
en la boca después del desayuno,
después del sabor del café recién molido
y la tostada aromática de mermelada untada.
Del tic tac acompasado del reloj de la cocina,
es decir; del recuerdo del sabor de tus caricias,
del aroma de tu aliento manzanilla, del compás
de tu corazón donde recargaba mis mejillas.

Hablemos del espejo nublado de la recamara que se niega
a reflejar mi imagen –perdona amor, aún no lo he cambiado-.
Hablemos de las cosas sin sentido corazón,
de la puerta de la entrada, de las cartas que no llegan,
de las huellas en la alfombra -de mis huellas-.
Ya nadie pasa por aquí, el timbre se pudrió por falta de uso.

Hablemos de tu ausencia, no de tu partida de la cual sané
tragando cucharadas de agua muy salada,
hablemos pues, de las flores del jardín que se marchitan,
de la generación espontánea de donde nace el polvo
que cubre las fotografías, de la cama que ya no rechina,
de mi forma de alargar la vista en la ventana por si acaso pasas.

Pero mira amor, siempre que te escribo me desvió,
comienzo por hablarte de lo extraño que me sabe extrañarte
y termino con minucias que sé seguro te saben a reclamos.
Perdona corazón, tragaré más sal en agua para ver
si sano también de esta forma de sentir tu ausencia,
o mejor aún, tratare de no quitarme por las mañanas el ayuno.

Due® 17junio09

domingo, 14 de junio de 2009

Sin sentido…


Vuelan sin sentido,
se dan tiempo y joden en la cara,
se aparean si prejuicios en la sala.
Las miro y te extraño cuando
veo tu amor que se pude en la nevera,
en la recamara, en mi camisa bien planchada,
en la cafetera extraña que silba en las mañanas,
en el despertar con el llamado a misa
de la iglesia de ese el que fuera nuestro parque
y que de nuevo pasa a ser mi pertenencia.
Vuelan, no descansan,
hacen de cualquier lugar su espacio,
lamen lo que lamen y se cagan.
Vuelan y revolotean, las miro y las observo;
me he comprado otra vida y tú serás
quien con olvido pague la factura.
Se burlan de mi propia cara;
del aroma del espray,
de las frutas de la mesa;
del manoteo de las mismas manos
que escribieron tus poemas,
de lo que te dije que sentía,
de lo que sentiste sin sentido…
te recuerdo sí, ¿te extraño?
Las miro y vuelan sin sentido,
las moscas no descansan.

Due® 14 jun 09

miércoles, 10 de junio de 2009

¿Qué le hacemos…?


De poco en poco me has ido borrando,
comenzaste en el desgaste de las dos palabras
que al conocerme creíste que soñaste,
te cansaste de decirlas,
te aburriste y en tu aburrimiento
me dejaste enmarañado en mi historia,
atrapado en mis cuentos,
asfixiándome en el maquiavélico insomnio
que aparece en mis sueños;
colgado de la brocha amor, así sin piso,
con más aire en los pulmones
del que puedo suspirarte.

Y lo entiendo amor,
comprendo que te vayas a buscar
cariños enterrados cual si fueran
el mayor tesoro; me acepto responsable
de no haberte dado ilusiones.
Soy pragmático amor, y de ello sólo me escapo
con tu aroma mandarina,
cuando aspiro aquel tu aliento manzanilla,
o sonrío al lado de tu mágica sonrisa medialuna
y rozo con el alma tu hermosa piel de oro.

Intuyo que tu fuerza sólo te alcanzara
para verme a tus pies midiéndote en versos y poesía,
entiendo con dolor, sin amargura amor,
que tu edad dictara otras emociones
y pusiera en tus manos el borrón y cuenta nueva.

Pero no te apures vida mía, sabes que estaré esperando.
Aún me queda en los labios el aliento que me regalaste,
lo empeñaré en amarte mientras reapareces,
lo usaré para escribirte notas en botellas naufragas
que floten en el mar de tu silencio mientras vuelves;
Te amo amor; ¿qué le hacemos corazón?


Due® 27 mayo09

martes, 9 de junio de 2009

A conciencia…



Hoy de noche decidí regalarme un momento;
para verte amor,
para mirarte en la luna con su faz color de nácar;
y tirarme con consuelo a la cama a soñarte,
y soñar que aún me amas,
y terminar juntos la lista de pendientes
que acordamos encerrar
entre paréntesis formados con los brazos;
y besarnos,
una, dos, tres veces… -
-como puntos suspensivos-
para que la historia no termine.

Y mirar tu rostro en mis parpados cerrados,
obsérvate fijamente sin pasado,
en presente,
y soñar que aún me espera un futuro a tu lado;
escucharte corazón,
atender a conciencia lo que dices,
tus canciones, tus suspiros,
y leerte cariñosamente el poema
que te escribí cuando llegaste.

Hoy de noche dormiré contigo;
te he mirado en la cara bella de la luna.
Soñare contigo, con tu aroma y los tres lunares de tu pecho,
cubriré los fríos de mi alma con recuerdos,
y mimaré el lado de la cama en donde faltas.

Hoy de noche, decidí estar contigo,
no me importa dónde te halles
ni tampoco si de otro amor te has prendido;
es mi decisión amarte amor,
te lo dije -¿lo recuerdas?- yo soy diferente,
sé amar de otra manera;
lo mío no se da en fragmentos,
sé entregarme como te entregué mi corazón… a conciencia.



Due® 9 junio 09

viernes, 5 de junio de 2009

Dos palabras…


Un “te amo” enamorado
suena a eterno,
a versos nunca escritos
y a poesía en cada cosa que se mira.
Late fuerte y provoca dulce arritmia.
Pinta las mañanas en azul
y a las tardes rojo-corazón.
Se siente a maravillas nunca vistas,
huele a jardines inventados
y no hay sabor que lo supere.
Nubla la razón de quien lo escucha
quien nunca titubea para defenderlo de feroz manera.

Un “te amo” eterno cuando se termina
se lee a verso herrumbrado,
a poesía cursi y cercanamente ajena.
Pinta las mañanas de mañanas
y el tictac del corazón es cosa sana.
Huele a sal y olvido y la comida sabe a nutrimento.
Las maravillas son cosas rutinarias
que sólo asombra en revistas y en documentales.
La mirada es clara y la razón
destroza lo que con amor se había forjado.

Un “te amo” escrito o recitado
se compone de dos únicas palabras.

La palabra es de Dios lo mismo que del diablo;
uno es quien se encarga de decirla,
escribirla o recitarla.
Uno es también quien le da la fuerza
y el valor que se merece;
decidiendo cuál de ellos dos puso
en la boca, en versos y poesía, esas dos palabras.

Due® 5 de junio 09

miércoles, 3 de junio de 2009

Diferente


Ándate pues;
ganaron tus idas,
tus cangrejos,
tus playas
y lunas sin mi.
Te espero amor,
olvidarte sería traicionarte,
yo no soy así.
Dejar tu recuerdo
a un lado
sería despojarme de piel
y al hacerlo estaría
borrando del alma los versos
que a besos
cosiste en mi.
Márchate pues;
No te bastaron
mis versos de bellas huidas,
ni playas con lunas
-dedicadas- sólo para ti.
Te lo dije amor,
no te arriesgues
soy diferente
y mi amor
es por siempre
sólo para ti.

Due® 3junio 09

miércoles, 20 de mayo de 2009

Sangre


La nuca
¿pero que te digo corazón?
las rodillas,
algo aquí, abajito del dolor que no sabia que tenia,
el hígado mi amor,
las uñas y el cabello,
las ampollas de llorarte, de tenerte
y el miedo con el que siempre fui a buscarte;
el amor, me duele el amor, -¿Porqué no decirlo?-
¡Ah!… y los huesos
el maldito sentimiento
del aquí y ahora,
la distancia corazón,
las arterias y las venas , y su liquido anaranjadito que recorre sus caminos,
y la sangre, ¿ya lo había mencionado?
Las encías, y la lengua y lo que digo amor, mis palabras
tres o cuatro oraciones, una frase, un verso.. el verbo, duele el hablar de amor.
El ombligo, tu pestaña que guarde de testimonio.
El sentido de la orientación tan propio
Lo tuyo, la vergüenza, lo que se quedó ahí sin la correspondencia
El corazón amor, me duele hasta la mirada.
Lo cobarde, lo valiente, lo aguado y lo firme,
lo que debo; lo que no pude pagarte,
el haberte conocido , el saber que te he perdido,
los latidos…y me late que tú no regresas
¿para que lo guardo corazón? me dueles a cachito
en los músculos , en la respiración y la absurda aspiración



Due® 12Mayo09

¿quieres?


¿y la leche mi amor?
vengo despertando;
esas cosas son de cuerdos,
de la gente educada que no enferma del corazón

pero mírate amor,
té estás enfermando de ese apestoso día a día,
del querer tomar descafeinado con azúcar;

ay mi vida; de las cosas educadas.
¿quieres leche?
¿cómo te apetece?
Con amor, con roña,
con lactosa, ¡ah, ya sé! te gusta en prosa;
en la cama, en la cocina, en la cima, en la cuesta, ¿en una apuesta?
la jugamos corazón –de ahí vengo-

tu amor no es sano ni educado,
¿quieres leche?

-hijoles mi amor-
hoy no hay cama ni tampoco rama,
ni el diez por ciento del que era en tu entonces,
ni la edad, ni la cartilla, ni tampoco el crucigrama,
-puta la que pario a San Juan y sus maestros-
ni la calentura de la estufa p´a quemar la leche,
ni tu cuello de horizonte -uff éste me dolió-
ni la luna blanca ahí metida en el café de madrugada,

¿quieres leche corazón?
Te la debo,
hoy me quedo a dormitar en ese parpadear que es la vida,
en mis sueños, en los dueños de mis sentimientos,
en el dar y no querer sentir de nuevo el arrepentimiento,
-sabes qué-
en la almohada y no en tu cuerpo...



Due® 16mayo09

Embobado...


¿Después de setecientos versos no me entiendes?
No te apures corazón; hoy hable con un experto.
Me ha contado que el lenguaje es de dos;
y disímbolo amor , tan extraño como tú y mi corazón,
como la razón de ser honesto,
o la razón de ser….de ser
-o la razón- así de simple mi cariño; somos dos.
Escribiré, escribiré y escribiré y después de toneladas de papel
sólo quedará la culpa, la inútil culpa del pedir perdón,
la estúpida disculpa del te amo... ¡si te amo!
-no lo niego amor-
nunca negaría que era tu corazón el que guardaba la razón
ni podría negar que setecientos versos
le dijeran a tu a amor lo que asiente en cada tono
este embobado corazón.


Due® 16 mayo 09

martes, 19 de mayo de 2009

El tiempo de ahora...


No se que estará pasando
¿será que el tiempo de ahora
ya no lo hacen como el de antes?,

hace ya cuatro o cinco sueños que no te veo,
dos o tres han sido a pleno día mientras
miraba el horizonte, los otros por las noches
donde tus abandonadas sabanas blancas
ya no se mueven como alfombras mágicas,

antes bastaba pararme con la cabeza en alto
en cualquier avenida, en algún semáforo,
en aquella esquina necesaria, en la puerta
de madera de aquel cafecito del encuentro
-con ello-,
mi vista se llenaba de ti al mirar cualquier
recuerdo, me alcanzaba con que alguna
mirada ajena se cruzara con la mía,
para mirar tus ojos de lucero,

-ha de ser eso-,
el tiempo de ahora ya no lo hacen
como el de antes cuando en el viento
flotaban todos tus recuerdos,

me bastaba con tirar por las noches el cuerpo
a la cama, cerrar los ojos y dejar que
tu aroma transformara sabanas y techo
cuerpo y alma para volar insomne a tu lado,
para perder la conciencia y la cordura
en sueños de realidades mágicas.

No, el tiempo ya no lo hacen como cuando
estabas, ahora viene cada día con defectos,
y caducidades inmediatas por las noches.


Due®

sábado, 16 de mayo de 2009

Lagrimas...


A ti mi vida, ¿o a ti mi corazón?,
Como sea;
a mi edad no entiendo lo que es la vida,
no comprendo esas cosas el amor que engendra gente,
¡vaya!
ni perderme la oportunidad de ver mi descendiente,
ni perderme en el súper,
ni en el estacionamiento de los que se estacionan a beber parodias;
-a escondidas de la vida-

Pero sí te digo corazón ¿o vida mía?
hay dos formas de llorar; la que duele;
la que conmisera,
la maldita lagrima que tenuemente
destilada por el tiempo y sin amor ahí sigue viva,
vivamente inmensa, ¿conoció otra?, una que me cuesta
otra que se acuesta, otra que me cuesta bien llorar;
es la lagrima ¿honesta?, -aún no entiendo vida mía, o corazón?-
esa que se baja del camión
en el intento de darle un beso al desgraciado.

Y regreso; ¿corazón o vida mía?
La otra lágrima es aquella que se sale saladita del ojito,
-no del tuyo, más bien de su loca y bien enamorada…. mirada-
de la que no tiene apuesta con el tiempo;
ni resentimiento, ni un cabello en la solapa;
ni lo que la vida dio a tres en turno
ni le dio respiración artificial a la moral en turno;
en la buena, en la libre , en aquella que vive de gotitas
-no lo entiendes vida mía ¿o corazón?

Déjame un ratito reposar junto a tu ombligo,
-me duele el cuerpo-
Ahí te cuento
y si no me entiende … con un beso te lo explico…



Due® 16mayo09 j

viernes, 8 de mayo de 2009

¿Y tù...?


Y tú,
y tu oración metida en la playera,
y las dudas; y tu luna descarada que
se ríe de mis lunas: ay amor, es un eufemismo,
ni la entiendes ni la miras…

-disculpa-
son mis ganas de escribir a tinta suelta.

Y tú ¡en tus dudas! en tus cosas que te quitan todo el tiempo,
todo amor, mis caricias, esos mimos verdaderos,
uno, dos, tres, siete… ¡vaya otro verso!,

¿y la poesía?;
-¡ay, amor!... todo el tiempo.-

Y tú amor, y tu amor
que se despeña en cada acre testimonio de mi vida,
y la vida corazón; está vida que se ahoga
en el tonel de las palabras
que se curten en salmuera;
lentas, tristes, dulces y diabéticas de tiempo…

Y tu amor apagado, serio, mudo,
vacilante, viviendo del extremo
de la punta del te amo hasta el olvido.

Y tú amor,
y tu amor que me desvela el sueño
de soñarte aquí despierto,

¡ay, amor!... perdon que te recuerde,
-y tu aroma corazón,

¡ay amor¡ ...
y tú, ¿tú amor...?

¿... me sueña?



Due® 8mayo09

miércoles, 6 de mayo de 2009

Evidentemente…



Asumo que te has vuelto piel y carne,
y como tal, has dejado a un lado
las etéreas sensaciones para ahora
razonar sobre lo tuyo que antes era mío
y lo mío como simplemente mío.
Presumo que en ese razonar
la balanza te ha obligado
a poner aire como aire en la distancia
y olvidarte cuando te rozaba como cálido suspiro;
sospecho que has dejado de sentirlo como anhelo
y te sabe solo a viento que no mueve tus sentidos.
Temo que ese uno que éramos sumados
ahora se convierte en razonado dos
haciendo honor a la lógica sensata.
Sin embargo corazón, en este tu partir
partiste parte de mi alma,
partiste en mil fragmentos las estrellas
que entre versos a tu nombre siempre dedicaba.
Sólo hay algo de lo tuyo que era mío, y que ahora es sólo tuyo,
no era piel ni carne y se te olvido colgado en el armario;
eso no lo asumo pues aun no estoy demente,
son tus alas reales, evidentemente de ángel.


Due® 31mayo09

De nuevo el tiempo...


Sé que es de nuevo este tiempo mío
el que se mueve diferente al tuyo.
Tal vez sea esta ingratitud de hacerme
viejo a tu lado, o la alevosía
con la que juega mi infiel memoria,
no es tu culpa ni la mía,
es el tiempo amor,
el tuyo que se mueve lento
en contraparte de este tiempo mío
que en el vértigo de su premura
va quitando fuerza a mi aliento,

es de nuevo el tiempo amor,
el tiempo que le resta sabor
y aroma a mis versos,
a mis letras,
al sentido llano de éste mi sentir
del cual tu corazón es dueño .

Sé que por tu vida pasa un día y otro,
una distracción por tu cabeza,
aquella flor por tu mirada,
los deberes
y las prisas de lo que quedó pendiente,
lo entiendo amor,
y sé que más tarde que temprano
llegas a mis letras, y que las disfrutas.

Sin embargo amor,
sé que sabes que te escribo
desde el corazón y el alma,
aunque a ti, en ésta tu lectura postergada,
el sentido del sabor de lo vivido en el día con día,
huela tenue al amor con el que escribo mi poesía.

Due® 6mayo 09

sábado, 2 de mayo de 2009

Despertar



Abriste los ojos,
despertaste y te viste
sin tus días ni mañanas,
el horizonte por techo
y en los lagrimales lagañas.
Los parpados partiéndose
a la nada,
sin sueño ni sueños,
ni el olor del café
ni el acostumbrado
“hola mi amor, buenos días”.
Amaneciste
en el lado vacio de la cama,
abrazando las telarañas,
mudo, frio, seco,
pensando en su aliento
y sintiendo que en ocasiones
los sentimientos
viven en el alma equivocada.

Due® 2mayo09

Te lo regalo...


He vaciado mi pecho
de estorbos,
de ruidos y gritos,
de viejos lamentos,
de vísceras,
musculo y fibra,
de suspiros
que sólo sabían a viento
y a fruta prohibida.
He sacado de él
hasta el aire,
los compases y sinfonías,
las alocadas arritmias,
el marcapasos sin pila
que siempre dictaba
mal el camino.
Saqué aquél horizonte
que miraba a diario
con sus colores,
aromas y valles,
su cielo, las nubes,
montañas y ríos
y su verdad extraviada,
He vaciado mi pecho
de pasajeros amores,
recuerdos, dolores,
angustias, rumores
y sangre sin brío.
He secado
a conciencia
la herida
de éste mi pecho
con tus palabras,
promesas,
versos y besos,
y he desinfectado
el hueco
con tus mimos,
tu amor
y la sal de mi llanto.

Así está ahora
mi pecho amor,
¿lo quieres?
es tuyo, te lo regalo…
Due® 1mayo09

domingo, 26 de abril de 2009

Sal y frio..


Entre mensajes
y viento se rompe el tiempo,
se enfría la esperanza
y se disipa el vapor del café en tu taza,
se quiebra la voz que anudada
en la garganta te nombra,

el polvo recubre rincones
que ya fueron escritos con dedos,
el viento silba tu nombre entre nubes
de humo que pronto se lleva,

el verbo de las misivas
se muere asfixiado tragando silencio.
Adolorido, mudo, quieto
sin letras en polvo se queda,

el viento disipa sobre la mesa
fragmentos del tiempo
que se nos ha ido de entre
las palmas de tu mano y la mía,

mensajes sin sueños,
suspiros de viento,
sal y frio; sombras de espacios,
Añoranzas, recuerdos,
mensajes fuera de tiempo.

Due® 26 de abril 09

martes, 21 de abril de 2009

Vete




Ay amor, me duele tu abandono
la vida sin ti me sabe a nada.
antes contigo sabia a pan.
Comía alegre de tu mano,
hoy no como, no bebo, no duermo,
ignoro si huelo a muerto,
nada y todo me sabe a poco,
ganaste mi corazón que colgaste
ante la “exit” de emergencia
del abandono, anda pues
amor, vete… ya sabes a donde.

(acrostico)
Due® 21abril09

lunes, 20 de abril de 2009

Ese tu soñar...


Ese quedarme en ti cuando
te marchas a tus sueños,
lo que dices,
lo que no me cuentas amor,
lo que leo en la humedad
de tus labios cuando lo repites,

ese andar contigo en tu ida
y ese caminar sobre tus pasos,
-uno, dos, tres, cuatro…
a, b, c… -
¡me rindo!-
y el compas de la música abrazados,
tu aliento amor -tu aroma-,
y tus brazos territorio de la arritmia
de mi corazón enamorado,

ese quedarme solo a tu lado cuando duermes,
y ese mirar tus ojos que detrás de la cortina
de tus parpados se mueven,
tu respiración amor,
el “toc toc” de tu pecho que me encanta,
y ese no olvidar que me da sed a media noche
y dispones agua en el florero pleno del sabor de cada beso,
con tu aliento,
con tu aroma,
y tu ausencia momentánea,

esa intimides en donde dices que me sueñas,

esa lucha de quedarme en ti
con caricias acurrucadas en tu hombro,
en tu nuca,
en tus ”nuncas”, con tu “a veces”,
y el detalle de tu alma
que en cada parpadear me cuenta
como oveja y verdad en cada sueño,

ese ir ganado territorio en tu alma…
ese –¡al grano amor, te amo!-

ese sueño de quedarme amor en ti,
y vivir sobre tus sueños,
y saber que sueñas con mi alma,
y quedarme en ti amor,
en tus idas, en tus vueltas,
en tus sueños, en tu vida y en tu alma…


Due® 18abril09 j

domingo, 8 de marzo de 2009

No te encuentro


En este indagar tu rumbo
perdí el piso,
las llaves de la casa
y el camino,

no puedo negarlo,
con miedo e ilusión me aleje
de lo que era un poquito de mi mundo.

Y ahora no te encuentro,
ni me hallo
ni apareces en los sueño
ni de atrás de los arbustos
a jugar conmigo o espantarme.

Debajo de la almohada
encuentro un poco del polvito
de ese amor que me jurabas,
dos granos de sal
y la canción que me cantabas,

diste pistas a mi vida de tu rumbo,
y alimentaste bellos sueños,
pero nunca me contaste
donde está el mapa para encontrarte,

tomé camino,
desplegué mis alas oxidadas,
dejé el pasado,
limpie mis sales,
solté el apego de lo creado
y ahora sólo encuentro lluvia en las mejillas,
y no sales ni del horizonte ni del cuento
que te hice al tratar de enamorarte,
no te encuentro amor, ni en intentos de buscarme.

Due® 6mar09

sábado, 14 de febrero de 2009

Te espero...


En éste esperar tu regreso
me quedaron dos incógnita;
¿a dónde fuiste y para qué?.

Amándote como te amo
me sobran los ¿a dóndes y porqués?,
y sin embargo, cosa rara, me faltas.

Me faltas con las dudas que dejaste
en la conjuntiva y el llanto en los lagrimales,
y con los; ¿a qué y porqué?

Y, amándote como te amo
te esperé, te esperé, ¡te esperé!.
Pero de ti, ni una señal de humo,
ni el pinche humo de una hoguera
abrasada de los brazos que rompieran mi encanto

Me ahogué.

¡No llegaste!,

Pero déjame decirte que no me importa si te escondes
o te pudres en el cieno,
sí eres ave o espantajo de mis sueños,
si eres sueño o fantasía
o caramelito desenvuelto,
o si hueles a té de manzanilla
o a remordimiento del pasado,

me muero en las dudas ¡sí!
-bueno, solo en dos-,

Te amo y te espero, te espero… ¡te espero!

Resuelve tú tus dudas,
¿yo?...¡yo te amo, aquí te espero!



Due® 3 ene 08

viernes, 13 de febrero de 2009

Breve obsesión..


En ese breve espacio de mi mente
que me queda entre el pensar y el pensarte,
van creciendo estrellas como flores
que le piden su estela a los cometas
para usarlas como tallos y plantarse frente a tu mirada
mientras forman jardines celestiales,

en ese espacio breve que me queda
entre el pensarte y soñarte reposando
en mi cielo lleno de jardines infinitos,
solo queda una distancia,
así de diminuta,
donde sólo cabe apenas la brisa
de suspiros que maduran,

y en ese madurar suspiros
y mirarte Cielo entre mis cielos llenos de estrellas,
y pensar que sueño que te pienso,
solo cabe un instante,
donde obsesionado mido la distancia breve
que hay entre el amarte… y el amarte.

Due® 4 abril 08

martes, 20 de enero de 2009

¿Cuándo termina el amor?



Cuando los besos que van dirigidos al alma se quedan rondando la piel,
las caricias que son de la piel ofenden al alma,
las palabras que van al corazón se quedan en los oídos,
la sordera es en el corazón,
las palabras necias se quedan tercas en los recuerdos,
y cuando a los sueños los derriba el viento de la indiferencia.

Cuando los castillos se fabrican en el aire y no en los suspiros,
el futuro se platica acompañado y se recoge en soledad,
el triunfo de los años es sólo de los años,
a la sopa le falta ese poquito de sal que venia del llanto enamorado,
el sexo sabe a obligación,
la obligación es sólo sexo,
el respeto se le da al desconocido,
y cuando uno y uno viven juntos pero separados.

Cuando en las radiografías se mira lo que sabemos y no lo que sentimos,
el pan sabe a pan y el vino embriaga y ya no consagra,
lo mismo es lo de siempre y no lo que se esperaba,
el beso de llegada y el de partida saben a lo mismo,
el interés no da dividendos,
cuando lo que se esperaba era tan poco que nunca llegó.

Cuando el grito es costumbre,
la costumbre añora la libertad,
la libertad es la oficina,
la oficina es el hogar,
el hogar se apaga,
abrasar se convierte en abrazos,
la verdad duele a mentira y la mentira se tolera,
el pudor de la carne abriga el corazón,
la comunicación se termina con el control remoto,
cuand se busca el significado de –amor- en el diccionario,
cuando se olvida de sumar y la división y la resta es la constante…

Cuando la constante ya no eres tú.


Due® 13julio 08

miércoles, 7 de enero de 2009

Te espero



En éste esperar tu regreso
me quedaron dos incógnita;

¿a dónde fuiste y para qué?.

Amándote como te amo
me sobran los ¿a dóndes y porqués?,
y sin embargo, cosa rara, siento que te tengo.

Me faltas con las dudas que dejaste
en la conjuntiva y el llanto en los lagrimales,
y con los; ¿a qué y porqué?

Y, amándote como te amo
te esperé, te esperé, ¡te esperé!.

Pero de ti, ni una señal de humo,
ni el pinche humo de una hoguera
abrasada de los brazos que rompieran mi encanto

Me ahogué.

¡No llegaste!,

Pero déjame decirte que no me importa si te escondes
o te pudres en el cieno,
sí eres ave o espantajo de mis sueños,
si eres sueño o fantasía
o caramelito desenvuelto,
o si hueles a té de manzanilla
o a remordimiento del pasado,

me muero en las dudas ¡sí!
-bueno, solo en dos-,

Te amo y te espero, te espero… ¡te espero!

Resuelve tú tus dudas,
¿yo?...¡yo te amo, aquí te espero!

Due® 3 ene 08